De diciembre a marzo, Chañaral de Aceituno, una encantadora caleta en la Región de Atacama, es el mejor lugar de Chile para avistar Ballenas en el norte de Chile.

Las Ballenas en el norte de Chile son realidad. Si tu plan de visitar Chile incluye una visita a la fauna nativa este blog es para ti.

El lomo oscuro de una ballena fin se asoma imponente a un par de metros del bote. Dispara sus típicos chorros de aire y agua y se esfuma, para resurgir un par de veces más y retirarse silenciosamente sumergida completamente, como si dijera “fue suficiente por hoy, seguiré mi camino”.

Ballenas en Chile.

La fin, la azul, la jorobada, la minke y la franca pasan por ahí para alimentarse y descansar, siguiendo la corriente de Humboldt que las conduce hacia mares australes. Y si bien la temporada oficial es de diciembre a marzo, con suerte ésta se puede extender de octubre a abril, como se supone que ocurrirá este período 2019-2020.

Es necesario decir que no todas las excursiones —que duran cerca de dos horas y que cuestan $ 13.000 por persona

A veces esa parte de la aventura falla, pero siempre se pueden observar otras maravillas marinas, partiendo por el pingüino de Humboldt, el ave que da nombre a la reserva y que ha ido reduciendo su población por el calentamiento del agua en los últimos años.

Los lobos marinos siempre rondan por ahí, lo mismo que uno que otro chungungo, esa pequeña nutria que juguetea con otras especies y se asoma a saludar a los turistas.

Y si la suerte está de tu lado, puede que también te toque ver delfines, como los nariz de botella, los más conocidos, iguales a los de la serie Flipper.

Ballenas en el norte de Chile

Ballenas en el norte de Chile

Cómo llegar, dónde alojar y qué comer

Chañaral de Aceituno está justo en el límite entre las regiones de Atacama y Coquimbo en el norte de Chile.

No es difícil llegar hasta allá. Desde La Serena, por ejemplo, hay que seguir por la Ruta 5 Norte hasta el cruce de Punta de Choros. Antes de llegar a ese pueblo, hay que tomar el camino costero hacia el norte. Después de unos 30 ó 40 minutos de viaje te toparás con Chañaral de Aceituno.

Si vienes desde el norte, debes tomar la Ruta 5 hacia el sur hasta la entrada a Domeyko. Una vez que ingreses hacia allá, desviarse hacia Carrizalillo y avanzar por unos 70 kilómetros hasta llegar a la caleta.

A diferencia de lo que pasaba hace un par de décadas, en Chañaral de Aceituno ahora hay varias opciones de alojamiento, entre éstas las cabañas El Español, que quedan a un par de cuadras de la caleta.

A la hora de comer, ojo con Donde la Mary, un restaurante pequeñito pero bien surtido que está a metros de la caleta. Ahí no te pierdas el sándwich de la casa, que lleva pescado cocinado a la oliva, salsa verde con aceitunas y tomates ($ 5.000), delicioso.

La tercera region de Atacama espera para que puedas ver al animal mas grande del mundo en su habitat natural, una maravillosa aventura.